Estrategia de Carrera en Aguas Abiertas

Estrategia de Carrera en Aguas Abiertas

Para algunas personas, el hecho de nadar en aguas abiertas puede ser la parte más desalentadora de un triatlón. Para otros, el objetivo principal es conseguirlo de la manera más fácil y rápida posible.

La natación en aguas abiertas tiene lugar en lugares hermosos; en lagos interiores, en ríos o a lo largo de la costa. Cada lugar viene con su propio conjunto único de desafíos y variables agregados a la carrera. Al nadar en un lago, puedes encontrarte con vientos cruzados, el resplandor del sol, las malas hierbas y las piedras, y los peligros ocultos en la entrada y la salida. En los ríos tienes los desafíos de las corrientes; El agua con movimiento rápido y lento, y las corrientes ascendentes y descendentes que pueden afectar la carrera. Al navegar por la costa, se añaden los peligros adicionales de las olas, el agua salada, la vida silvestre y, a veces, una carrera muy pedregosa por la playa. Lo único que todas estas ubicaciones de carreras tienen en común es que  compites junto a compañeros y otros triatletas que quieren ocupar cada uno su espacio.

La natación tiene que ver con la técnica y si constantemente tiene que ajustar la brazada, cambiar la posición de su cuerpo tratando de evitar la presencia de otros competidores, todo esto tendrá un efecto negativo en tu natación, en términos de eficiencia, y en la mayoría de los casos será la causa de ralentización.

Estrategia de carrera


1 – ¡Sé el último en entrar!

Seamos honestos. En la mayoría de los triatlones, lo más frecuente es que el agua esté fría. Los músculos calientes trabajan mucho más eficientemente que los fríos, por lo tanto, creo que no tiene sentido entrar de los primeros y luego enfriarse más y más a la espera del disparo de partida. Sí, hay un argumento para llegar un poco temprano y poder desarrollar una pequeña aclimatación a la temperatura del agua haciendo algunas brazadas y de paso calentar los músculos. Otra cosa importante es poder mojarse la cara y así pasar el primer golpe de frio, y esto solo toma un par de segundos. Una vez que tienes tu cara en el agua y has pasado el impacto inicial de respirar bruscamente, entonces estás bastante aclimatado. Si entras al agua demasiado pronto, corres el riesgo de afectar a la eficiencia de tu natación debido a la forma en que reaccionarán tus músculos. Las temperaturas más frías dificultan la contracción de los músculos debido a la reducción de la liberación de oxígeno. Las temperaturas más cálidas hacen lo contrario, lo que facilita el trabajo eficiente de los músculos. Evita entrar al agua demasiado pronto para que tu cuerpo no empiece a desperdiciar energía tratando de calentarse. Debes estar entrenando para las carreras en aguas frías antes de la carrera, a fin de evitar el choque de agua fría y sus desagradables desventajas.

Ahora que estamos en el agua, comencemos la carrera.

2 – Encuentra tu espacio

Ya sea que comience en tierra o en el agua, habrá un lado donde la distancia a la primera boya parece un poco más corta. La mayoría de la gente se congregará aquí. En la mayoría de los casos, la primera boya de giro puede estar a tan solo 300m-400m desde la línea de inicio. La mayoría de las líneas de inicio miden aproximadamente 15m-20m de ancho, por lo que si aplica el Teorema de Pitágoras, en realidad solo nadará aproximadamente medio metro más si te sitúas del otro lado a todos los demás participantes, un poco más abierto. Hay otros beneficios; es probable que menos personas te golpeen, puedes estirar más tu brazada, no te empujarán fuera de tu rumbo las personas que naden hacia tu lado … básicamente, te perderás lo que se conoce como el “efecto de la lavadora”. Como dijimos, la técnica es lo más importante y tomar esta ruta un poco más larga, pero más tranquila, le permite concentrarse en ella.

3 – Nada por el camino más corto

Antes de una carrera, puedes mirar las imágenes satelitales del lugar de la carrera y el curso en el que vas a nadar. Echa un vistazo a las características físicas que hay alrededor del lugar, averigua dónde están las líneas de salida y meta y dónde necesita hacer giros. Tener una imagen clara en la cabeza de como es el lago, río o costa, te dará una mejor comprensión de en qué dirección debes nadar. Cuando llegas al lugar real y puedes ver dónde están las boyas, observa los objetos físicos que están en línea con ellos. Esto puede significar llegar al lugar de la carrera un poco antes para poder hacer esta investigación, pero ayudará a que tu visión de la carrera a realizar sea mucho más clara. Cuando se trata de nadar en la carrera, todos sabemos que mirar hacia adelante y nadar con la cabeza levantada es una manera difícil de hacerlo.

Mantener la cabeza baja por más tiempo es una forma más eficiente y ágil de nadar. Esto te permitirá nadar más rápido por más tiempo. Cuando sientas que quieres echar un vistazo para ver si vas en la dirección correcta, solo hazlo durante una fracción de segundo para obtener una instantánea, luego baja la cabeza y procesa lo que viste. Solo necesitas levantar tu cabeza lo suficiente para sacar tus ojos del agua; cualquier nivel superior a esto va a desequilibrar tu cuerpo y tus piernas comenzarán a hundirse. Cuando hayas levantado tus ojos fuera del agua, continúa girando la cabeza hacia un lado, respira profundamente y luego vuelve a poner la cara hacia abajo. Sigue buscando esos objetos más grandes que viste antes de la carrera. Esto puede hacerlo todo mucho más fácil y no tienes que mirar tan a menudo. Si estás yendo a pies de alguien, asegúrate de echar un vistazo, ya que podría estar nadando en la dirección equivocada.

4- Entender las condiciones de carrera

Recuerda todas las otras variables que presentan un desafío que mencionamos anteriormente, ya que éstas también influirán en tu capacidad para nadar de manera eficiente en todo la carrera.

Los vientos cruzados pueden tener un gran impacto en tu capacidad para nadar en línea recta. Sugiero que elijas un objeto como un árbol, una cabaña de playa o un edificio próximo a la costa que esté ligeramente al lado de donde quieres ir, en la dirección opuesta a la forma en que el viento te empujará. Apunta a ese objeto y esto significará que cada vez que mires hacia arriba para hacer tu avistamiento, no tienes que ajustar tanto.

El deslumbramiento puede ser un gran problema, especialmente debido a que muchas carreras se realizan temprano en la mañana. No puede hacer mucho al respecto y aún necesita poder ver, así que vale la pena invertir en unas gafas polarizadas como las gafas de natación Zone3 Vapour o las Attack. Estas actúan como gafas de sol y te dan una mejor visibilidad en estas condiciones.

Donde hay corrientes, necesitas saber si vas favor o en contra de la corriente, o incluso si cambia a través del curso como en un circuito de ida y vuelta en un río. Necesitarás más energía para ir en contra corriente por lo que necesitas maximizar la eficiencia de cada brazada para minimizar, en la medida de lo posible el nivel de esfuerzo. El drafting puede llegar a ser primordial en las carreras afectadas por las corrientes. Si estás yendo  a pies de alguien, ahorrarás mucha energía cuando nades contra la corriente.

5 – Nadar con eficiencia

Esto es solo la disciplina número uno, tienes otros dos deportes que hacer después de esto, por lo que necesitas realizar la natación de la manera más fácil y eficiente posible. Quieres salir de la natación después de haber nadado rápido pero habiendo gastado la menor cantidad de energía posible. Si la posición de tu cuerpo está ligeramente inclinada cuando nadas, un buen traje de neopreno hará maravillas por ti. Un traje de neopreno levantará las piernas y las caderas hacia arriba, por lo que disminuirá la resistencia frontal en el resto de su cuerpo, lo que significa que toda tu energía se destinará a hacer que avances, en lugar de que tu cuerpo trabaje duro para mantener la parte inferior del cuerpo en mantener una buena posición. El drafting también es importante aquí. Sé que dije que es bueno nadar en tu propio espacio, pero nadar detrás de alguien, justo en sus burbujas, te permitirá esforzarte menos. Cuanto más cómodo te sientas detrás de alguien, mejor. Puedes entrenar esto en la piscina con un compañero de entrenamiento. El drafting te permite ahorrar energía y significa que los que están delante tuyo están haciendo mucho más desgaste y están avistando más que tu para orientarse, lo que le evita tener que hacer tantas comprobaciones que pueden afectar a la técnica en general.

Escrito por: Ed Castro.