Compaginar Entrenamiento y vacaciones familiares

 

En la mayoria de los casos, una familia en la que hay un triatleta, casi nunca planea un viaje o unas vacaciones sin que haya una carrera o entrenamiento por medio. Para una familia en la cual la mayoria de los miembros están orientados a la práctica del ejercicio deportivo, esto no supone ningún problema. Para el resto esta situación puede ser un obstáculo a la hora de disfrutar de las vacaciones.

La buena noticia es que no importa el tipo de familia en la que estés inmerso, por tanto, si eres el único deportista de la familia, siempre hay espacio para asegurarse que todos tengan unas excelentes vacaciones y tu puedas cumplir con tu entrenamiento al mismo tiempo.

¿Qué considerar cuando se va de vacaciones con respecto al entrenamiento?



¿Las vacaciones te coinciden con el pico de entrenamiento? o con la temporada de recuperación

Esto podría determinar si llevarte la bicicleta, por ejemplo, vale la pena o no. La bicicleta es algo que todos nos queremos/podemos llevar cuando viajamos o vamos de vacaciones. Además del costo adicional habitual de trasladar la bicicleta en el avión, la logística de encontrar el tiempo y las rutas para entrenar aumentan los dolores de cabeza cuando comienzas a planear unas vacaciones familiares.

¿Las vacaciones están destinadas a un tiempo familiar de calidad?

¿Te vas de vacaciones con la intención de pasar algún tiempo de calidad con la familia o las vacaciones se disfrazan como unas vacaciones de “entrenamiento de carreras”? (Voy a hacer una carrera y / o hago un poco de mega entrenamiento pero estoy de vacaciones al mismo tiempo)

¿En qué época del año planearás estas vacaciones y dónde?

Hará frío o calor cuando llegue al destino

¿Qué tipo de instalaciones estarán disponibles para entrenar?

¿Habrá acceso a una piscina y / o gimnasio? ¿Son las carreteras seguras para el ciclismo al aire libre o el ciclismo indoor es la opción preferida? es decir: tengo acceso a bicicletas de gimnasio o tengo que llevarme el rodillo.

¿Cómo equilibrar la felicidad de la familia con la tuya, lo que significa poder entrenar a diario?

Todo con moderación

Si tu familia espera que les dediques algo de tiempo durante las vacaciones (que, por supuesto, es totalmente justo y, a veces, crucial), necesitas trabajar en un programa que no lo mantenga alejado de ellos durante horas y horas. Tal vez, puedas planificar una sesión de entrenamiento temprano antes de que todo el mundo se despierte, o una sesión de velocidad corta antes de la cena. Esto liberará todo el día para la diversión familiar.


Si es fuera de temporada de entrenos …

No es necesario acumular kilómetros en bicicleta: deja la bicicleta en casa y estableze un programa que solo incluya correr y nadar. Si la natación se convierte en un problema, es decir, encontrar un lugar adecuado, tal vez es mejor cambiarla por ejercicios basados ​​en el gimnasio. Esto mantendrá la parte superior del cuerpo en forma, por lo que también puede ser una opción a considerar.


Elige un destino con el que toda la familia esté contenta


En lugar de orientarte en las rutas e instalaciones de entrenamiento ideales, elige un destino que esté orientado a la familia y al entretenimiento divertido. Si la familia está contenta, siempre puedes sacar algún ratito para entrenar. Esto asegurará que encuentres una “solución” de entrenamiento diario mientras todo el mundo está contento.

Vacaciones en temporada de entreno

Las vacaciones en temporada son un poco más difíciles, pero aún se pueden hacer con mucho éxito. Algunas sesiones de entrenamiento avanzado en bloque con sesiones cambinadas nadar / ciclismo y  correr antes  te pueden dar ocasión a tener un poco de descanso/recuperación en un día “festivo” planificado con la familia. Esto te permitirá algunos días de “descanso” para que puedas recuperarse adecuadamente de todas las duras sesiones de entrenamiento previas a las vacaciones, tomando el sol y tener tiempo libre con el resto de la familia.


Prueba algo nuevo en la forma de elegir tus próximas vacaciones.

Al igual que mezclar tus rutinas de entrenamiento y tus planes te refrescan mental y físicamente, unas vacaciones que son diferentes a la norma harán maravillas en tu estado de ánimo y el de los miembros de tu familia también. Si todos estais contentos y felices, el tiempo de entrenamiento no se convierte en un problema.

Olvida el FOMO (‘fear of missing out’- Miedo a perderse algo)

En el momento en que os vayais a vuestro destino de vacaciones, deja el FOMO en casa. Puede ser difícil a veces; el FOMO es casi como una de las enfermedades más temidas, pero si eres mentalmente lo suficientemente fuerte y valoras una vida familiar saludable por encima de tu propio egoísmo, lo puedes logra fácilmente. No te estás perdiendo nada. De hecho, estás ‘ganando’ con este ejercicio.

Retorno máximo

Elabora un programa que te brinde el máximo rendimiento con la menor cantidad de tiempo invertido. A menos que hayas planeado estas vacaciones como un mini campamento de entrenamiento, no vayas y hagas tiradas largas (o infinitas) que ocupen un tiempo precioso. Las sesiones rápidas y explosivas se pueden completar en menos de 60 minutos por sesión, lo que libera mucho tiempo para las actividades familiares y la diversión.

Visitas y excursiones a pie.

Estas casi se pueden ver como una sesión de ‘entrenamiento’ por sí mismas. Las historias de cómo algunas familias han caminado alrededor de 20 km por día de trekking por las ciudades simplemente divirtiéndose son abundantes. Agrega una caminata diaria de 20 km a la ecuación de entrenamiento y ya no te sentirás tan flojo. Además tomar algo o comer algún helado en el camino es uno de los pequeños placeres de la vida que puedes disfrutar en las vacaciones.


Permítete un poco de aumento de peso durante las vacaciones

Puedes ser más estricto cuando regreses a casa, pero disfrutar de un poco de la cocina local puede verse como una opción saludable para un cambio. Hecho con moderación, nunca puede ser visto como algo malo.


Si solo tienes cónyuge y no hijos …

Quizás sorprenderla/lo con una escapada de fin de semana, donde no haya un entrenamiento formal planificado sea una buena idea. Si no son de los que hacen deporte, ciertamente apreciarán este gesto y te hará ganar  puntos para poder “gastarlos” más adelante en la temporada, cuando realmente necesites entrenar duro.

Si tienes niños …

Busca disfrutar algunas de las actividades que ellos encuentran divertidas junto a ellos. Un parque acuático, por ejemplo, que es muy divertdido. Para cuando hayas subido todas las escaleras, hayas bajado por todos los toboganes y tubos, te darás cuenta que habrás hecho más ejercicio de lo que nunca hubieras imaginado.

Planificando una rutina de entrenamiento que sea aceptable por toda la familia

Los entrenamientos por la mañana, bien temprano son los mejores

Una rápida carrera / natación de 60 minutos e incluso una salida en bicicleta con algunos intervalos de velocidad te poporcionarán ese trabajo de calidad y te dejarán el resto del dia libre.

Oportunidades de correr

Una playa corta y arenosa con pies descalzos, o incluso una caminata durante una excursión familiar también pueden aportar algo a tu preparación.

Programas de vacaciones

Muchos de los centros turísticos ofrecen programas de acondicionamiento físico para las vacaciones. Por lo tanto, haz que la familia se apunte a algunos de ellos y apúntalo en tus sesiones de entrenamiento “cruzadas” y / o de “descanso activo”.

Usa el gimnasio

Utiliza las instalaciones del gimnasio en caso que tengas uno disponible. Puedes hacer fácilmente una sesión simulada de entrenamiento de triatlón indoor en tan solo una hora.

Descubre si hay clubs cerca

Dependiendo de dónde te encuentres, puede haber un club con bono semanal para poder nadar o entrenar. Un día de ocio pasado con la familia, seguido de una sesión de entrenamiento por la tarde, justo antes de la cena, puede darte un pequeño incentivo adicional para disfrutar el resto durante el día.

Consejos de planificación para un entrenamiento-vacaciones

  • Investiga un poco sobre tu destino antes de reservar el viaje. Algunos destinos ofrecen lo mejor de ambos mundos. Facilidad de uso de instalaciones de entrenamiento y mucho que hacer para la familia también
  • Algunos destinos ofrecen alquiler de bicicletas. Esto podría reducir los costos de viaje y el inconveniente de arrastrar una maleta de bicicleta 
  • Haz tus entrenamientos de volúmenes por adelantado, de modo que necesites descansar y recuperarte mientras estás de vacaciones   
  • Opta por participar en carreras que se desarrollen en tu temporada preferida y no coincidan con tus vacaciones familiares a estén programadas justo después de estas. De esta manera, no estás bajo ninguna presión para hacer kilometradas

Nosotros (los triatletas) amamos entrenar (y competir), y puede ser muy adictivo. Sin embargo, debemos entender que la mayoría de las veces, cuando se tiene una familia que cuidar y considerar, no siempre puede tratarse solo de uno mismo. Un ambiente familiar saludable es crucial para la felicidad familar general a largo plazo. Cuando eres feliz, entrenas y te rindes mejor. Cuando la familia es feliz, definitivamente tienes lo mejor de ambos mundos.